jueves, 12 de noviembre de 2009

Navidad en noviembre

Ayer transitaba sobre calzada de tlalpan, fuera de mi ruta habitual, cuando vi un trailer grandooote en la entrada del wal mart que está a un lado de la estación nativitas. Este trailer estorbaba y tenía una gran movilización de individuos que entraban y salian de la caja del vehículo.

Cuando pase a un lado me sorprendí de ver que era lo que bajan de él, eran los arbolitos de navidad naturales, verdes, recien cortados.

Y resulta que durante la mañana en la oficina, una compañera me ofreció un adorno para alegrar mi lugar, un santa clos. Muy amablemente le dije que no muchas gracias, y tampoco accedí a entrar al amigo secreto.

Si, ya sé... suena a actitud grinch...

Pero el que uno reciba dos pesos mas en diciembre, no significa que se los tiene que gastar desde noviembre. Es más, ni siquiera tiene que gastarselo. Pero nos han convertido a la cultura de gastar, endeudarnos para pagar durante todo el año venidero, engancharnos para seguir como clientes de instituciones bancarias que lo último que les importa son sus clientes, les interesa nuestro dinero, tienen tanta hambre de el que sus intereses son altísimos, terminamos pagando dos o hasta tres veces el costo inicial de los productos.

La navidad me gusta, el concepto renovador, la actitud reflexiba, el darle un presente a la persona que amas, o a tu hijo para simplemente ver su carita de sorpresa y felicidad, está bien.

Pero es ya una exageración, desde septiembre en liverpool ya había adornos navideños, arboles y demás pimpislalas para "irse preparando"

Dice un amigo, yo por eso me espero a las rebajas de enero, pero aún así, las rebajas de enero son para eso, pa gastar... compras más cosas por el mismo dinero, si. Pero al final del día terminaste gastandote todo lo extra que entró a tu bolsillo, en las tiendas departamentales.

Yo por eso, mejor me pongo a dibujar.

felices trazos...

No hay comentarios:

Publicar un comentario