domingo, 24 de enero de 2010

Mal, mal, mal...

Muy mal, dije desde hace un par de semanas que iba a postear aquí y vean... 24 de enero y apenas me aparecí en mi rincón electrónico.

Este es el texto que iba a subir...

Ensayo de un cuento para niños.



Ya estamos en enero, 7 es el número que asegura mi calendario electrónico, aunque han pasado tan rápido los días que no estoy completamente seguro, solo por que ayer llegaron los reyes no lo pongo tan en duda.

Creo que desde mi ultimo post en el blog hasta el día de hoy varias han sido las cosas que sucedieron.

Diciembre, debo empezar, nunca ha sido un mes que sea de mi agrado, en realidad es un mes que me gustaría borrar del calendario, bueno, no todo, tiene sus cosas buenas como el cumpleaños de mi abuelita, la navidad y el 31 de diciembre, que significa que el mes esta a punto de terminar.



No voy a utilizar mi espacio para numerar las razones por las que ese mes son de mi poco agrado, como pa’ que.

Lo que si me interesa comentarles es sobre este nuevo año, el que iniciamos con aumento al precio de las gasolinas, que el señor Felipe Calderón que se dice nuestro presidente, había prometido no mover durante el 2009, el precio alega el PAN, se esta elevando para darle un nivel internacional ya que es de las mas baratas, y aquí el punto no es si en Venezuela es mas cara, si no el poder de adquisición que tiene el mexicano hoy en día, con un incremento en los impuestos, en los servicios, en los precios, en el presupuesto, en el costo del boleto del metro y por si fuera poco el irrisorio aumento al salario mínimo que no alcanza para nada, el poder adquisitivo del mexicano cada año baja de manera que cuesta mas trabajo intentar mantener el nivel de vida que deseamos.



Yo no se de leyes, economía y esos temas tan “elevados” que se tratan en el senado, por ejemplo, pero cuentan por ahí que el gobierno debería no apretarle tanto el pescuezo al pueblo, cuando el mismo precio del petróleo está muy por encima de los 59 dólares que se tenían estimados, ese excedente puede generar un colchón para no ser necesario el aumento al precio de las gasolinas o de la tortilla y así, de manera metódica, apoyar a la recuperación de la tan lastimada economía de este país.

Pero bueno, el punto es que 2010 esta iniciando, casi siempre tomamos de pretexto el arranque del año para motivarnos con nuestros propósitos, que mas bien deberían ser metas, objetivos y todos esos adjetivos que nos dicen en los empleos.

Y un par de mis metas objetivos, es el postear cada viernes en este espacio, y tooooodos los días menos en domingo, hacer ejercicio... si, lo sé... trillado el objetivo, pero tengo un buen rato (años) diciéndolo y si no es en este, no lo voy a lograr....

Así que nos pondremos cuadradotes pal final del año... ya veremos si es así... jejeje.

Que tengan un muy buen inicio de año todos, día a día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario